Tamaulipas

Claman rescate del Hospital General

Daisy Verónica Herrera Medrano
Reportera

El fundador del Hospital General de Ciudad Victoria, Doctor Alejandro Tirado Saldívar, quién además fungió como director durante 15 años, manifestó a través de una carta el clamor victorense para el rescate del hospital que en el pasado fue pionero en múltiples avances médicos y tecnológicos.

Ante la precaria situación que se encuentra el Hospital que en otra época fue símbolo de calidad en la atención médica, el doctor Tirado solicitó la intervención del Gobernador, Francisco García Cabeza de Vaca, para que se rescate lo antes posible e incluso le planteó posibles soluciones para que analice con su equipo y pongan manos a la obra.

En esa misma carta le expone todo lo que el Hospital consiguió en su fundación, con un manejo adecuado y transparente de los recursos, pero a su vez con una verdadera vocación de servicio de todos los que formaban parte de esa institución.

“Los hombres somos transitorios, las instituciones son eternas, en especial los Hospitales; si su administración salva de la debacle al famoso y prestigiado Hospital General, la comunidad del centro de Tamaulipas estará eternamente agradecida por dicha acción, la cual será grabada de manera importante para la posteridad”, se lee al pie de la carta.

A continuación se transcribe el texto original de la carta que escribió el Doctor Alejandro Tirado Saldívar:

“No dejen caer al hospital general” 

Alejandro Tirado Saldivar

Ante la situación prevalente de carencias y lamentable decadencia del Hospital General de Ciudad Victoria, que en otra época fue símbolo de calidad en la atención médica, pionero en múltiples avances médicos y tecnológicos, con renombre nacional e internacional y orgullo de pertenencia para sus trabajadores; me dirijo respetuosamente a usted señor Gobernador Lic. Francisco García Cabeza de Vaca, para que apoye a esta noble institución médica; en calidad de Director Fundador me hago portador en esta petición del clamor de los victorenses y la población centro de Tamaulipas.

Para poner en perspectiva la razón de este propósito, explicaré brevemente algunos antecedentes que justifiquen el porque apareció esta institución médica. Nuestra ciudad contaba con el antiguo Hospital Civil que nació en la época del gobernador Alejandro Prieto en septiembre de 1894, por largos años fue el único auxilio médico a la población del centro del estado, ayudando principalmente a la gente de escasos recursos y por no existir hospitales privados, ahí mismo se destinaban unas pocas camas para atender pacientes con mayor capacidad económica. Sin duda, este Hospital fue un auxilio sustantivo para la población, contando con un personal entregado a su quehacer, esa labor me consta desde mi niñez cuando acompañaba a mi padre médico de esa institución. Muchos años después, apareció la clínica local del IMSS (1963) y después la del ISSSTE (1970´s), de manera que la atención médica a la población abierta sólo se ofrecía por el Hospital Civil, al cual siempre se ha valorado la labor que con pocos recursos realizaba su cuerpo médico y de enfermería proporcionando atención a todas las clases sociales, la única atención privada que en esa época existía era a través de la pequeña clínica del Refugio del Doctor Francisco Vélez. En esa precaria circunstancia, se encontraba esta región cuando empezó a gobernar el Dr. Emilio Martínez Manautou, quién dentro de su actividad politica había sido Secretario Nacional de Salud y desde luego médico, dicho por El ”me propongo convertir a Ciudad Victoria en una verdadera capital”. Para ello, construyó el actual Aeropuerto Internacional Pedro José Méndez, el centro cultural con su majestuoso Teatro Amalia G. de Castillo Ledón y por su interés médico, nos dotó del Hospital Infantil de Tamaulipas y el Hospital General de esta ciudad, al cual en últimas fechas por decisión Gubernamental se le denominó Dr. Norberto Treviño Zapata, cuando se esperaba que llevara el nombre de su constructor y fundador Dr. Martínez Manautou.

En marzo de 1984, el Dr. Martínez Manautou me honró con la invitación para la organización, equipamiento, estricta selección de personal y su capacitación, en sus palabras: “ pido que sea un hospital con alta tecnología para atención de pobres y ricos”,  ameritó 10 meses para cristalizar dicho proyecto, con audiencias semanales para supervizar los avances, fue en octubre 6 de 1984  que por decreto fue creado como Organismo Público Descentralizado del Gobierno del Estado con Personalidad Jurídica y Patrimonio Propio, iniciando atención asistencial a partir del 25 de Enero de 1985.

La construcción del Hospital General tomó 7 años y originalmente era disputado su dominio por la Secretaría de Salud y el IMSS pero finalmente terminó siendo un hospital estatal. 

En los 15 años que me honré en dirigirlo formamos un excelente equipo de trabajo, compuesto por  médicos generales y especialistas,  enfermeras tituladas,  120 de ellas se convirtieron en especialistas, técnicos diversos y personal administrativo que desde inicio enarboló la bandera institucional, adquirió orgullo de pertenencia y se ganó el reconocimiento de hospitales en el estado y en el país llegando a ser el más importante Centro Médico de Tamaulipas. Sus logros asistenciales fueron a través de ofrecer múltiples especialidades médicas y clínicas de enfermedades comunes al grado que se convirtió en la práctica en un hospital de tercer nivel sin tener la remuneración y el reconocimiento como tal de manera oficial.

Fue pionero en múltiples acciones médicas como cirugía de cerebro, de corazón abierto y transplantes, se crearon las clínicas de especialidad en Diabetes, Hipertensión Arterial y Tiroides, asi como clubes de información comunitaria en enfermedades prevalentes entre ellos el club de diabéticos y el de enfermedades cardiacas (encabezadas por el Dr. Herminio Farias), se conquistó la confianza de la gente al quitar el tabú existente en esa época semejante al temor actual de ser hospitalizado por Covid, dado que el 95%  que se ingresaba, regresaba sano a su hogar, la sala de urgencias llegó a ser la de mayor prestigio en el estado y se fue pionero a nivel nacional en la realización de 150 campañas médicas rurales con personal voluntario.

En lo académico se convirtió en el centro estatal de mayor difusión científica a través de cientos de simposiums, conferencias y 13 congresos internacionales que de manera anual se realizáron en las areas médicas, de enfermeria y de nutrición, se contó con la participacion de afamados médicos de las universidades de Harvard, Johns Hopkins y Maryland, algunos de ellos acudian desde lugares distantes como Japon, España y de todo América; vinieron científicos como Robert Utiger editor de la revista New England Journal of Medicine, Stephen Podolski autor de texto en Diabetes, Philip Makcowiak en infectología y notables médicos mexicanos como: Alberto Lifshitz , Misael Uribe y Jaime Arriaga y contando siempre con el apoyo de varios institutos nacionales de salud entre ellos Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el de Cardiología, Oncología y de los hospitales más famosos de la Cd. de México, Guadalajara y Monterrey. Fue una exitosa fuente de actualizacion a los médicos de la región los cursos anuales que en urgencias médicas y quirugicas realizarón los Dres. Raul Bermudez y Eduardo Mendez, así como los de resucitación cardiopulmonar y de atención al paciente traumatizado del Dr. Jorge Salinas. 

Se  tuvo la fortuna de contar con la asesoría desde inicio de personajes de la talla de Dr. Salvador Zubirán, Dr. Manuel Campuzano, Dr. Jorge Soni, Dr. Arturo Beltrán (todos directores de Institutos Nacionales) y los directivos del Hospital Universitario de la UANL y del IMSS y el ISSSTE nacional, se formó recursos humanos através de internados médicos anuales, en uno de ellos estuvo el Dr. Rodolfo Torre C. (t), se formalizaron especialidades médicas en cirugía general, ginecobstetricia, anestesiología y Medicina Interna cuyos egresados laboran en diversas ciudades del país.

Con el propósito de apoyar al financiamiento del hospital, se firmaron 52 convenios de atención, destáco con el UPYSSET, así como la atención en el área privada del hospital; con todo ello se logró contribuir con el 50% del gasto anual del hospital, muy superior al conocido 8% – 12% que era esperado en hospitales públicos, aún así se realizaban condonaciones importantes a pacientes de escasos recursos de todo el estado.

Es justo reconocer el apoyo constante de las administraciones Estatales del Ing. Americo Villarreal G. y Lic. Manuel Cavazos Lerma, a inicios de 1999 cuando dejamos la dirección se contaba con una plantilla de 570 empleados. Sin duda que el resto de los gobernantes de los ultimos 20 años crearon áreas adicionales que hicieron crecer al hospital.

La decadencia del Hospital General ha sido paulatina desde hace años, aunque conservó por largo tiempo la inercia de prestigio, múltiples factores han incidido en su deterioro al estado actual, pacientes y personal ya han reconocido la merma en su calidad de atención y de múltiples carencias. El gobernante fundador manifestó su pesar que como secretario de salud nacional había construido y reconstruido al hospital Pumarejo de Matamoros, al Carlos Canseco de Tampico y al de San Fernando y expresamente nos sentenció “ No dejen caer al Hospital General” .

Señor gobernador, tiene usted una oportunidad histórica de levantar y volver a dar brillo al Hospital General de Ciudad Victoria que tanto requiere la comunidad, incompleta seria nuestra petición si no se acompañara de algunas sugerencias cuya factibilidad usted y su equipo podrán analizar, entre ellas: 

1 – Regresar al Hospital General de Cd. Victoria como organismo público descentralizado del gobierno del estado,  dado que se evidenció que la debacle fue iniciada a raíz de que se convirtió en  dependencia de la Secretaría de Salud Estatal

2 – Analizar la posibilidad de reducir el personal que ha incrementado a 1500 personas, sin  ser proporcional a su productividad asistencial

3 – Revisar y en su caso volver a firmar diversos convenios de atención médica, así como la repeartura del área de atención privada dado que ello ha demostrado ser un importante apoyo financiero al hospital, bajo la extricta vigilancia de contraloría que impida malos manejos 

4 – Invitar al personal a retomar su espiritu de servicio, orgullo de pertenencia e interes permanente en las actividades asitenciales y academicas

Los hombres somos transitorios, las instituciones son eternas, en especial los Hospitales; si su administración salva de la debacle al famoso y prestigiado Hospital General, la comunidad del centro de Tamaulipas estará eternamente agradecida por dicha acción, la cual será grabada de manera importante para la posteridad. 

Gracias de antemano por la atención que se sirva prestar a esta petición.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to top button