El punto es...

El recuento de los daños

 

Por Daisy Verónica Herrera Medrano

EL PUNTO ES… Una vez culminada la elección en la capital tamaulipeca y con números finales en las urnas, el análisis se torna interesante.

El recuento de los daños alcanza a tres Partidos Políticos, dos de ellos acostumbrados a las mieles del poder PAN y PRI y, uno más acostumbrado a “nadar de muertito” PVEM.

La geografía política en la capital tamaulipeca se empieza a reconfigurar y parafraseando a DON ENRIQUE CÁRDENAS que en paz descanse, las calabazas se empiezan a acomodar.

Ya se sabe que el ganador en la contienda por la Presidencia Municipal es LALO GATTÁS, lo que pocos saben es que llevó a Morena a los cuernos de la luna y se superó a sí mismo.

LALO fue candidato a la Presidencia de Victoria bajo las mismas siglas de Morena en la contienda electoral pasada en 2018, elección en la que solo alcanzó 25,429 votos a su favor.

Esa, era la segunda elección en la que LALO participaba como titular de candidatura, pero la primera por Morena, antes en 2016, ya había sido candidato, pero del PRI a una diputación local.

Pero volviendo al tema de la elección por la Presidencia, en menos de tres años, LALO logró superarse a sí mismo en el número de votos y llevar a Morena más allá de lo que se imaginaba.

En la contienda del 6 de junio, Morena obtuvo con GATTÁS en la boleta 51,410 votos a su favor, es decir, que su propia marca la superó por 102.17 por ciento, en relación al 2018.

Otro de los grandes ganadores en la contienda es Movimiento Ciudadano, instituto político que, a regañadientes, aceptó la alianza en 2018 y solo para su desgracia.

Si bien, MC fue uno de los ganadores con la alianza “Por Tamaulipas al Frente”, a la postre terminó no solo desconociendo al alcalde que habían llevado al trono, sino también denunciándolo por malversación de recursos y los que resulte.

MC no quería ir en alianza aquella ocasión en que obtuvo 3,829 votos, en la elección de 2021 consiguieron ir solos como querían y pese a que, presentaron un candidato “poco conocido” los resultados fueron favorecedores en términos de crecimiento.

DANIEL GONZÁLEZ, un joven empresario, con antecedente en el servicio público como regidor, logró un crecimiento del 65.78 por ciento en la votación del Movimiento Naranja.

En la contienda del pasado domingo 6 de junio, DANIEL consiguió 6,348 votos a su favor, me atrevo a decir que gran parte de esos votos, fueron gracias su planilla que encabezaba MAYRA BENAVIDES.

El PRD, conocido como el Partido del Sol Azteca, también resultó un indiscutible ganador de la contienda con la candidatura de MEMO VIZCAÍNO.

MEMO a quien conozco desde hace ya varios años, comprometido, de palabra y sensible, dejó ver toda su humanidad en la contienda, eso le sumó un 45.12 por ciento de votos extras al partido.

En el comparativo histórico, allá en 2018 el PRD apenas alcanzó 1,323 votos, este año, con MEMO en la boleta, el número de votos creció hasta 1,920.

Aunque el PRD sigue estando en número de votos por debajo del PT, logró crecer más que el partido de ALEJANDRO CENICEROS, que solo creció 14.88 por ciento.

EL PT pasó de 2,869 votos en 2018 a 3,296 en la contienda de 2021.

EL PUNTO ES… Que hasta ahí las historias de éxito, vamos con los tres grandes perdedores que teniendo todo para crecer, desaprovecharon la oportunidad o bien, pagaron justos por pecadores.

Encabeza esta lista el Revolucionario Institucional porque, aunque no lo crea, aún sigue encabezando algo y en este caso, es el bloque de los perdedores.

El PRI tenía un escenario fabuloso, la campaña de oposición suele ser la más fácil, sin embargo, el primer gran obstáculo al que se enfrentó el tricolor, fue la falta de un perfil ganador.

Me lo dijo el gran responsable, a ese que le tocó entregar la candidatura y buscar un candidato hasta “por debajo de las piedras”.

En las filas del tricolor los hombres se rajaron, a las mujeres como a MARIANA RODRIGUEZ inteligentes y entronas, ni siquiera las tomaron en cuenta.

La búsqueda fallida tuvo que salir de las cuatro paredes del PRI y se le dio vuelta a la clase empresarial y a excepción de ALEX MONTOYA, nadie quiso entrarle.

El gran error del PRI fue dejar solo a ALEX, más allá del equipo de campaña que él armó con amigos y conocidos, no vi la mano más que de un ex alcalde que lo apoyó con recurso humano.

Quienes han vivido de la nómina priista o de la nómina de gobierno en su momento, no fueron capaces de respaldar ya no a ALEX, sino al propio partido que durante años tanto les dio.

La calidad humana y el deseo de servir de ALEX no está en duda, él fue víctima de las circunstancias, un partido que no ha podido superar el descalabro del 2016.

El PRI en Ciudad Victoria fue el gran perdedor, perdió el 60.84 por ciento de los votos que obtuvo en 2018, cuando OSCAR ALMARAZ le entregó 50,963 votos.

El pasado domingo 6 de junio ALEX MONTOYA solo pudo entregarle al PRI 19,956 votos.

El dicho aquel de “pagan justos por pecadores” le va como anillo al dedo a PILAR GÓMEZ y es que el resultado del 6 de junio se lo endoso a nadie más que a XICO.

PILAR hizo una campaña de territorio como a pocos panistas había visto en Victoria, sudó la camiseta, gastó suela y saliva.

Escuchó reclamos y “aguantó vara”, escuchó felicitaciones y siguió con el compromiso firme, vivió la guerra sucia y “no se bajó” de la contienda.

Si nos remontamos al tiempo de su gobierno, previo a la campaña, su gestión fue corta, pero efectiva.

PILAR llegó a la Presidencia cuando la casa estaba “patas para arriba” sin recursos y la gente sin ánimos y con muchas esperanzas rotas.

Le tocó reorganizar la casa al interior y exterior, dar la cara en el peor momento y avanzó en muchos temas como la recolección de basura, la limpieza pública, la conservación de parques y jardines.

El tema del agua tuvo un gran impulso, por fin el proyecto ejecutivo de la segunda línea del acueducto llegó a la CONAGUA.

Tristemente, el ánimo social ya estaba muy afectado, el nombre de XICO puede no mencionarse en la calle, pero en la memoria colectiva no se olvida.

No se olvida la gente que XICO prefería bailar que gobernar, mentir que hablar con la verdad, irse de fiesta y apapachar a sus allegados en la nómina, los contratos de proveeduría y los viáticos.

Así, pese al esfuerzo de PILAR, el PAN decreció un 20.18% al pasar de 60,465 votos que obtuvo en 2018 a 48,266, en 2021.

El que estaba acostumbrado a “nadar de muertito” el Partido Verde Ecologista de México, le dio la bienvenida a RICARDO GAVIÑO, quien llegó con muchas ganas al partido, pero no le alcanzó.

No le alcanzó para superar aquí en Victoria su propia meta de votación y por el contrario, decreció un 17.80 por ciento, respecto a la votación de 2018.

En la pasada elección el Verde tuvo 2,629 votos a su favor, en 2021 solo le alcanzó para 2,161, votos.

Lo dicho, a veces no por mucho madrugar amanece más temprano, el trabajo previo a la elección que hizo RICARDO GAVIÑO no se vio reflejado en las urnas, ¡que lastima!.

COMENTARIOS:

elpuntoesdaisyherrera@hotmail.com

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

También puede ver
Close
Back to top button